miércoles, 25 de junio de 2014

Consigue limpiar tu energía


Esta meditación es obra de un norteamericano, devoto estudioso de Satya Sai Baba que, en la actualidad, vive e imparte clases en la India. Debes realizarla en un lugar tranquilo, donde nadie te interrumpa, durante quince o veinte minutos.

1 Siéntate en una silla o en el suelo, cierra los ojos y toma conciencia de los 7 chakras por medio de la visualización, la sensación o la intuición. Visualiza, siente o intuye que los chakras se abren como el objetivo de una cámara fotográfica.

2 Siente o intuye una bola de luz dorada, del tamaño de una pelota de baloncesto, situada a un metro sobre tu cabeza. Siente o intuye un haz o una cinta de luz color pardo que se extiende desde su primer chakra o chakra fundamental hasta el centro de la tierra; es la cinta que te conecta a la tierra.

3 Mientras respiras de forma natural y acompasada, inhala aire y siente cómo la energía cósmica que proviene de la bola de luz dorada sobre tu cabeza se desliza a través del séptimo chakra, baja por tu columna vertebral y penetra en tu chakra fundamental. Al mismo tiempo, siente la energía terrestre que asciende a través de sus pies y sus piernas, y penetra en tu chakra fundamental. Deja que las dos energías se encuentren y se unen en ese punto.

4 Contén la respiración tanto rato como te sea confortable y sientas cómo esta mezcla de energía limpia tu chakra fundamental.

5 Exhala el aire y deja que la energía sucia se desliza por la cinta de contacto con la Tierra. Esto no ejerce un efecto negativo sobre la Madre Tierra, dado que ésta lo quema en lava ardiente de su interior.

6 Repite el ejercicio, inhalando y exhalando tantas veces como sea necesario hasta depurar el chakra por completo. Visualice o sienta el chakra desde todas las perspectivas: arriba, abajo, derecha, izquierda, delante, detrás, dentro y fuera; para cerciorarse de que ha quedado perfectamente limpio.

7 Cuando sientas que el chakra fundamental ha quedado depurado, pasa al siguiente. En primer lugar, comienza inhalando de nuevo para dejar que se mezclen las dos energías en el chakra fundamental. Luego, mientras contienes la respiración, traslada la mezcla de energías hasta el siguiente chakra que debes limpiar, y trabaja en ese punto inhalando y exhalando el aire varias veces. Con cada exhalación, la energía sucia se desliza hacia abajo por la cinta de contacto con la tierra.

8 Si sientes que la energía de un chakra puede recibir la influencia de otra persona, viva o muerta, rodea el chakra con una luz blanca para protegerlo de dicha influencia, que en ocasiones adquiere la forma de ideas acerca de ti mismo.

9 Es posible que la concentración necesaria para llevar a cabo esta meditación haga que se acumule energía en la parte superior de su cuerpo. Quizá no la sientas físicamente, pero en todo caso experimentarás cierta tensión. Para aliviar esta tensión, después de que hayas limpiado los 7 chakras, inclínate hacia delante, trata de tocar el suelo. (Si estás sentado en una silla, apoya simplemente las palmas de las manos en el suelo). Siente cómo la tensión se desliza a través de la coronilla, la frente los hombreos y las manos hasta alcanzar el suelo. Respira hondo unas cuantas veces y relájate hasta sentir que la tensión ha desaparecido por completo. Luego incorpórate de nuevo y descansa con los ojos cerrados.

10 Ahora define tu espacio. Empieza tomando conciencia de los límites de tu aura. Por lo general ésta se extiende unos 4 metros y medio a partir del cuerpo.

11 A continuación, utilizando tu energía mental, siente cómo empuja tu aura hacia fuera, hasta que su radio mida unos diez metros. Luego deja que tu aura vuelva a asumir su posición natural, al igual que una goma elástica recupera su forma inicial cuando la soltamos.

12 Ahora, siente cómo contrae su aura hacia su piel. Luego deja que recupere su posición natural.

13 Llena tu aura con una deslumbrante luz dorada. Si lo deseas, puedes sentir en esa luz la presencia de su divinidad preferida o con la que te sientas más compenetrado.

14 Concluye el ejercicio envolviendo tu aura en una luz turquesa para impedir que se disipe la energía.

15 Descansa de nuevo para eliminar la tensión acumulada. Permanece sentado con los ojos cerrados.

16 Cuando hayas terminado de limpiar tus chakras, dedica unos instantes a recordar algún momento, por breve que fuera, durante el cual experimentaste una sensación de trascendencia, de formar parte de todo simultáneamente. No es necesario que se trate de una experiencia específicamente espiritual de oración o meditación, sino que puede ser una sensación de unión con el mundo natural, o la fugaz sensación de trascender el tiempo y el espacio mientras contemplas una obra de arte o escuchas música, o durante la unión sexual, o incluso una competencia atlética. Trae este momento a tu conciencia y deja que la energía de esta sensación de trascendencia llene tu ser, experimenta la sensación de estar conectado al nivel más profundo con Dios o con la infinita vastedad. Siente, siquiera durante medio segundo, lo que significa formar parte de todo cuanto existe.

17 Toma lo que has recibido de esta experiencia y deposítela en cada uno de los chakras, en sentido ascendente.

18 Descansa de nuevo para eliminar la tensión acumulada. Incorpórate y abre los ojos.

Fuente
Opinión

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada