jueves, 12 de junio de 2014

Avanzando por la senda espiritual


Aunque parece que estamos en un proceso de evolución y ascensión largo, lento y a veces interminable, estamos progresando mucho más de lo que nos damos cuenta. Como estamos en el proceso, somos menos conscientes de nuestros resultados así fuésemos observadores casuales, en lugar de participantes activos. Si parece que marchamos en círculos, lo estamos. Pero los círculos son cada vez menores y las puertas de salida del círculo son más frecuentes si aprendemos algo; la salida de los círculos o de los ciclos se logra cuando cambiamos nuestra energía y avanzamos al ascender.


El movimiento ascendente ocurre cuando cambiamos nuestras creencias para crear un nuevo esquema mental o, más apropiadamente, nos volvemos menos enfocados en la mente y más en el alma. Las elecciones hechas desde nuestro esquema mental (piensen en esa palabra por un momento) se basan en viejas creencias, pensamientos y energía. Las elecciones que hacemos desde un punto no mental, lo que quiere decir utilizar menos nuestra mente o deshacernos de algunas de nuestras creencias rígidas y desde la perspectiva ilimitada de nuestra alma, son nuevas y diferentes. Esto significa también que ellas son incómodas, desconocidas, no probadas y extrañas. Pero es la única manera en la que podemos ‘avanzar’, al elevar nuestras vibraciones.

Piensen en ello como un cambio de nuestras velocidades energéticas – si quieren ir más rápido, tienen que recurrir a una velocidad mayor. Tratar de avanzar más rápido con la misma velocidad solamente estresará más el motor y ustedes no irán más rápido, solamente sentirán que se están moviendo más rápido en el mismo círculo o ciclo. ¿Qué hace falta para avanzar? Traten de ver la situación desde el punto de vista de un nuevo potencial. Si pudiesen tener cualquier resultado que quisieran, ¿cuál sería este? Es por eso que insisto en abordar las situaciones vistas desde el resultado, porque es al expandir el resultado potencial que se crea un cambio en nuestra energía y esto nos aparta de nuestros círculos y ciclos, llevándonos hacia nuevos caminos.

¿Cuál es su esquema mental? Piensen en un problema o desafío que tengan justo ahora y piensen en todas las formas en que ustedes no tendrán éxito, que no funcionará, las limitantes o cosas que no pueden hacer. Sigan pensando en ellas hasta que ya no puedan pensar más. Sean arriesgados aquí, coloquen todas las limitantes frente a ustedes. Ahora, ¿qué le pasó a su energía? Se están sintiendo mal, desalentados, indefensos y desempoderados? Ese es el poder de su esquema mental cuando lo utilizan para limitar sus opciones y su crecimiento.

Ahora piensen en uno o dos resultados poderosos, óptimos para esta situación (o más, en dependencia de cuán creativos quieran ser) No se preocupen si piensan que los resultados son o no posibles, solamente creen uno o dos resultados poderosos. ¿Notan un cambio en la energía de ustedes, un nuevo enfoque para sus pensamientos, una iluminación de su espíritu, y quizás un sentimiento de alivio de que ese cambio transformador, edificante, pueda ser posible?

Ese es el movimiento ascendente que creará la salida para ustedes. Siempre que se enfoquen en el resultado poderoso, crean un espacio energético para este en su vida y en su realidad, y eso lo convierte en una posibilidad definida. Pero si detienen ese flujo de energía, justo detuvieron la manifestación de ese resultado y estarán de nuevo en su viejo ciclo. No importa cómo se presente nuestra realidad en este momento, la única salida de esto es cambiando la energía que se utiliza para apoyarla. Así que la salida es realmente hacia ‘arriba’ en un cambio ascendente de energía que viene de considerar el mejor resultado posible permitiendo que ese sea el contenedor que ustedes están llenando con su energía. Y, para ser honesta con ustedes, cada pensamiento está creando un resultado de todos modos, así qué ¿por qué no crear el resultado que realmente quieren en lugar de más resultados que ustedes no quieren?

Aquí tienen un pequeño desafío para esta semana, piensen en uno o dos resultados maravillosos, positivos, edificantes para un desafío que tengan en su vida. Manténganse enfocados en ellos cada vez que piensen en ese desafío y permitan que su energía se mantenga elevada. ¿Cuánto tiempo lleva para que comiencen a ver los resultados en su situación?

Fuente
Opinión

0 comentarios:

Publicar un comentario