jueves, 13 de febrero de 2014

La Ley de la atracción fluye a través de nuestra vibración


Nada esta parado, todo vibra… el sonido es vibración, la luz es vibración, nosotros somos vibración, nuestros pensamientos son vibración…. ¿Os ha ocurrido alguna vez entrar en un lugar donde habéis sentido que la vibración que circulaba no era buena? ¿Os habéis marchado de una fiesta porque el ambiente estaba pesado? ¿Qué es en realidad esa vibración? ¿Algo visible? No, absolutamente, pero se trata de algo perceptible. 




LA LEY DE LA VIBRACIÓN
La ‘Ley de Vibración’ sostiene que “nada esta inmóvil, todo se mueve, todo vibra”. Tú, lo creas o no (no importa mucho), vibras, y en función de qué tipo ejerzas obtendrás unos resultados concretos, difusos, elegidos, erróneos… Traducido a nuestros idiomas, los del homo sapiens sapiens, se podría llamar“corazonada”, “buen o mal rollo”, “feeling”. También es conocida esta ley por la clásica frase “no me da buena espina” o “sí me da” y así hasta completar el libro que comentaba en las primeras líneas. La ‘Ley de Vibración’ está siempre actuando y qué pocas veces somos conscientes de ella y de cómo elegir vibrar.

La música nos ayuda a comprender este paradigma. Una guitarra es un ejemplo claro de que la vibración (como la tuya, invisible) causa un efecto sobre su entorno. Al golpear una cuerda o varias, se produce una vibración que genera un sonido. Éste sonido puede o no estar en sintonía contigo, pero por eso mismo ya genera en el receptor una reacción de atracción o rechazo. Lo que sí es cierto es que esa guitarra ha “contactado” contigo y lo ha hecho a través de una vibración. Le pasa a todos los instrumentos, por eso se siente magia con la música, sea cual sea. Incluso la palabra es la música del pensamiento, pero nunca él mismo.



¿QUE ATRAEMOS CON NUESTRA VIBRACIÓN?
Si tenemos pensamientos negativos nuestra mente estará emitiendo señales vibratorias negativas; entonces, ¿qué tipo de vibraciones estaremos atrayendo hacia nosotros? Negativas, sin duda. Estamos cansados de escuchar esto, pero nuestra mente continúa emitiendo señales de odio, rabia, envidia, frustración, etc… Todas éstas son vibraciones negativas. En realidad es bastante fácil comprobar este principio: la guerra atrae la guerra, el odio atrae el odio y el dinero atrae el dinero, ¿no es cierto? Pues sí, pero amor atrae amor, bondad atrae bondad, prosperidad atrae prosperidad. ¿Cómo hacer entonces para atraer tantas cosas buenas hacia nuestra vida?

Sabemos que atraemos a las vibraciones que emanamos, por lo que hay que estar atentos a nuestras vibraciones. Cambiar a tiempo nuestras vibraciones, no continuar conversaciones con vibraciones bajas. Buscar siempre lo positivo de cada situación, de cada persona. Si por el momento no puedes ver lo positivo de la situación, relájate y confía en que ya mejorará. La esperanza te hace elevar tus vibraciones, el miedo te mantiene bajo.

Muchas veces no podemos elegir las personas con quien estamos, especialmente en los trabajos. Por eso es allí donde debemos descubrir nuestro gran potencial, donde nosotros manejamos las situaciones. Ante situaciones negativas descubrir lo positivo, movernos hacia lo positivo con nuestras acciones. No agregando situaciones negativas con miedos y críticas.

Muchas veces las crisis aparecen por querer mantenernos en una misma situación o lugar. Nos mantenemos inmovilizados por un tiempo sin hacer nada diferente. Nos mantenemos cómodos y sin darnos cuenta cada vez estamos peor porque todo avanza y mejora y nosotros seguimos en el mismo lugar. Hacemos actividades que no disfrutamos, y por eso nuestro cuerpo se enferma y en vez de buscar cómo cambiar esa situación. Nos dedicamos  a hablar de nuestras enfermedades o lo malo de nuestro trabajo. Así atraemos a gente negativa sin esperanza.

Tratemos de vibrar en el amor, el amor nos eleva, busquemos ese amor incondicional que no busca nada a cambio. Siempre puedes amar y elevarte. Amar a todo lo que te rodea. Si crees en Dios unirte a Él, tener Fe que siempre está contigo y busca lo mejor para ti. Nutrirte de la naturaleza, de los bosques, ríos, montañas y mar.
La ciudad, los ruidos muchas veces nos contaminan.

Los pensamientos son importantes, debemos tener pensamientos felices, liberarnos de pensamientos negativos. Cuando vemos que estamos pensando en algo negativo, en el mismo momento debemos cambiarlo por algo feliz, por lo que queremos y si no lo podemos hacer. Piensa cuando estas tranquilo algo que hayas vivido o te gustaría vivir, ten una foto de un momento feliz y sácalo en momentos críticos y disfruta de ese momento que viviste.

No permitas que te invada vibraciones negativas, tú tienes el poder para cambiar tu vida.
Busca siempre como mejorar cada día. No te desanimes si tus pasos son más pequeños que el de los otros.
Piensa que música te gusta, esa música que te entusiasma para ponerte en acción,  esa música que te llene de esperanza y fe.

Descarta la música melancólica, triste que cuenta historias de fracasos o pérdidas. Lee historias de triunfadores, de motivación, aquellas que te enseñan a mejorar.

Suprime horas y horas de noticias de actualidad que se dedican a ver todo lo malo que existe y como cada día es peor que el otro.

Agradece todos los días lo que tienes, todos tenemos para agradecer, valorar lo que tienes, muchas veces caemos en la costumbre que lo que tenemos es lo natural, nos olvidamos de lo afortunado que somos de tener ojos para ver, oídos para escuchar, piernas para caminar, voz para expresar lo que sentimos, vida para vivirla.

¿Tú manejas tus vibraciones o ellas se apoderan de ti?

Fuente
Opinión

1 comentarios:

Publicar un comentario