miércoles, 12 de febrero de 2014

Como abrazar los cambios venideros


¿Tiendes a resistir el cambio, aun cuando sabes que es lo mejor? ¿Ni siquiera una pequeña alteración en tu día a día de rutina?



 El cambio es un hecho inevitable de la vida. A veces lo anhelamos, otras le tememos o evitamos. Un cambio puede convertir hasta al más ansioso en alguien sereno, aferrándonos a lo cotidiano las cosas no cambian.


Puede ser visto como un proceso incómodo y recibido con resistencia y preocupación, pero es también el comienzo de algo grande.

Muchos de nosotros… comenzamos el día siempre con los mismos hábitos…y lo terminamos también de la misma forma, día tras día, durante años, sin cambiar el esquema. Muchas veces esto nos hace estar cansados y sin entusiasmo.


Esto se llama “estar atrapado”…para evitar cualquier posible dolor o sorpresa y permanecer cómodamente aferrados a la mente rígida. En lugar de abrazar la aventura, lo imprevisto e inusual,…nos resistimos al cambio desprendiéndonos de nuestra intuición y desconectándonos, por actuar mecánicamente, del Espíritu. Por lo tanto, nos perdemos muchas oportunidades de crecimiento, de conocer ampliamente la vida y la curación de situaciones pasadas,  así como las oportunidades que lo Divino reserva para quienes se atreven a salir de lo rutinario, conocido y preestablecido.

El cambio siempre ocurre y no importa cuánto tratemos de resistirlo, es una verdad inevitable en cada una de nuestras vidas. Debe suceder, y tenemos que permitir que esto suceda. Al resistirnos a él, sólo creamos lucha en nuestras vidas.

El cambio nos faculta para aceptar, abrazar, y dar la bienvenida a lo que llega, cada instante es un regalo sin emitir juicios sobre él.

SE TRATA DE QUE ENCONTREMOS LA PAZ EN LO QUE HA CAMBIADO, SEA LO QUE SEA.


Así el cambio es un Don Divino….como una oportunidad de abrirnos… para sorprendernos por lo que llega a la vuelta del camino. Y aun cuando el cambio incluya una pérdida o una ganancia, podemos descubrir en él una “mina de oro”…que es nuestro interior por la gran cantidad de fortaleza, poder y fe que derivan de ese aprendizaje. Tenemos que vencer el miedo y la inercia y asumir los cambios. No importa la cantidad de cambios que hayamos tratado de evitar hasta ahora, realmente podemos aprender a darle la bienvenida a lo que llegue.

Pasos Sencillos, para abrazar los cambios:

1. Aceptar lo que es. La resistencia y la lucha sólo derivan de no aceptar lo que es. Reconozcamos lo que tenemos que cambiar y confiemos en la intuición. Hagamos una lista de lo que pensamos tenemos que cambiar, o lo que ya está en proceso de cambiar.

2. Considerar… “Algo bueno saldrá de esto.” Podemos pensar que el mundo está tratando de hacernos daño lanzándonos a una curva peligrosa… o que vamos a fracasar si salimos de su nuestra rutina, pero la verdad es que los finales siempre dan paso a un nuevo comienzo. El cambio no está aquí para herirnos o torturarnos…sino para regalarnos nuevas experiencias, personas, espacio, y crecimiento.

3. Confianza Espiritual: El Espíritu está siempre a nuestro lado, aunque los ojos humanos no pueden ver su accionar. No tenemos que saber siempre cómo saldrán las cosas, todo lo que tenemos que hacer es pedir dirección y confiar.

¿Podemos pensar en al menos un momento en que nos encontrábamos como perdidos y las cosas se pusieron en su lugar, por sí solas? Esa es la acción del Espíritu…que interviene siempre que le dejamos espacio.

4. Meditar y respirar: Incluso en medio de transformaciones radicales, el Ser se mantiene estable e inmutable. No importa lo que suceda a nuestro alrededor, siempre podemos recurrir a la sabiduría interior, en la calma de la meditación y usando la respiración, como instrumentos para el aquietarse que lleva al contacto.

5. Hacer algo distinto: En lugar de girar en torno a la misma rutina, salgamos de lo habitual…un poco cada día….para aprender a abrazar los cambios. Tomarnos unos días. Unas horas o minutos para hacer algo fuera de nuestros esquemas diarios, cambiar algo de nuestros hábitos de vestir, o en la alimentación,…tomar una ruta diferente al volver a casa…cambiar los muebles de lugar…redecorar… sumar una mascota a nuestra vida, ampliar las relaciones…o al contrario. Si estamos con demasiados compromisos…ir dando espacio y tiempo a la soledad y la reflexión…

Hacer algo opuesto a lo que habitualmente hacemos…siempre ayuda mucho a romper con esquemas…y eso nos prepara para que los cambios lleguen y los recibamos en calma…no nos desestabilicen.

Estas pequeñas cosas se suman para conseguir despegarnos de lo estático y nos permiten entrar en caminos inexplorados y más elevados.

DESDE MI CORAZÓN AL TUYO…

TIENDO UN RENOVADO PUENTE

 HACIA LO INÉDITO…

PARA QUE LO TRANSITEMOS JUNTOS

Fuente
Opinión

0 comentarios:

Publicar un comentario