miércoles, 13 de noviembre de 2013

Fotografían un OVNI en Altafulla, Tarragona


Joan Marsal practicaba con su cámara réflex cuando se percató de la 'mancha'. Asegura haber tenido tres avistamientos contando el de esta semana. Opine sobre el tema y participe en la encuesta del Diari.

A Joan Marsal le sorprendió la imagen en la pantalla del ordenador a medias. Él cree en los ovnis (objetos voladores no identificados) y asegura haber visto en sus 59 años de existencia en otras dos ocasiones. «Los avistamientos anteriores, uno en Altafulla y otro en Australia, no pude fotografiarlos, por lo que no he dicho nada para que nadie me tome por loco», asegura este aficionado a la fotografía.


Joan Marsal ha iniciado un curso en la Associació Fotogràfica de Tarragona para mejorar la técnica. El pasado miércoles por la mañana se subió a la terraza de su casa, en la calle Esplanes, para hacer experimentos con diferentes exposiciones de tiempo y de luz. «Al pasar las fotos al ordenador me percaté de una mancha en un extremo del cielo. Pensé que tenía sucio el objetivo de la cámara, pero vi que no era así cuando amplié la imagen hasta pixelarla», relata el fotógrafo aficionado.

La imagen fue ampliada en su ordenador y empezó a sospechar que esa mancha ovalada parecía que tenía un anillo que la rodeaba por el centro (ver imagen)y «pensé que podía ser perfectamente un ovni», admite el vecino, que ayer se la enseñó a la Policía Local de Altafulla y les comentó afablemente «¿mira que turistas que tenemos en Altafulla?», concluye.

Luces y rastros

Joan Marsal cree ciegamente en la vida más allá de nuestro planeta y asegura haber tenido tres avistamientos contando el de esta semana. Los dos anteriores no hubo fotografía de por medio, por lo que era su palabra contra la creencia de las personas a las que se lo explicaba.

El primer avistamiento fue en 1986 «cuando por motivos laborales estuve en Australia», explica. Allí intentando ver el cometa Halley en la noche austral «observé unas luces amarillas que pasaron a baja altura y cambiando de velocidad. Intenté fotografiarlo, pero no supe», reconoce el altafullense.

El segundo avistamiento ocurría hace unos ocho años. Esta vez en Altafulla. «Sacando a pasear al perro en un campo agrícola cerca de casa observé un esplendor en el cielo. Pensé que era un helicóptero que volaba bajo, pero no había ruido de hélices por ninguna parte. Al fijarme más vi que aquello no era habitual, pero desapareció en un abrir y cerrar de ojos», comenta Joan Marsal.

Con dos avistamientos sin pruebas, su creencia en el más allá y la presencia de ovnis en el cielo carecían de argumentos sólidos en cualquier charla o debate sobre ello. Pero ayer, con la foto realizada en su casa «como mínimo puedo suscitar dudas de que es un objeto volador no identificado», dice.

Fuente
Opinión

0 comentarios:

Publicar un comentario