lunes, 17 de junio de 2013

La consciencia del agua. Curación del Agua.

La conciencia del agua 

Podemos beber el agua, higienizarnos con ella y regar nuestras plantas, evidente. El agua colma los mares, los subsuelos, las cumbres y los valles. Nuestro planeta azul es azul porque está embebido de agua aunque actualmente ese agua diste de ser pura y cristalina. La contaminación de los mares, ríos y del agua del subsuelo es un hecho, y esa agua es la que está en las verduras que tomamos y en el agua que bebemos. No sólo lo dicen los científicos y los ecologistas, es el mismo agua que parece decírnoslo, en su lenguaje de cristales acuosos nos indica que ella es sensible y que recoge toda la información del ambiente. Un investigador japonés nos lo presenta microscópicamente con maravillosas fotografías de cristales de agua de todo tipo. 

Masaru Emoto nació en Yokohama en Japón y es doctor diplomado y licenciado en Medicina Alternativa por la Universidad Internacional Abierta. 
el investigador japonés ha divulgado sus asombrosas investigaciones sobre la conciencia del agua en "mensajes del agua"



Dr. massaru emoto 

El Dr. Massaru Emoto, comenzó a investigar las moléculas del agua a raíz de unos estudios sobre resonancia magnética realizados en Estados Unidos. Conocedor de las maravillosas formas en las que cristalizan los copos de nieve, se le ocurrió traspasar esta idea a las gotas de agua, congelando las distintas aguas y tomando fotografías de los cristales. 

Ayudado de un avanzado microscopio electrónico con cámara incorporada, Emoto fotografió diferentes aguas de su país, Japón, y de otros lugares. Tomó instantáneas
de moléculas de aguas procedentes del manantiales En todas estas aguas puras, los cristales formados por las moléculas de agua tenían una belleza inconmensurable, siempre partiendo de la forma del hexágono. 



Seguidamente, el investigador experimentó con las sucias aguas del lagos y con el agua corriente de la ciudad de osaka y Las imágenes tomadas de los cristales procedentes de esas gotas de agua reflejaban una fealdad y falta de armonía considerables. 

Después, tomó instantáneas de las contaminadas aguas del dique de Fujiwara tras la oración de un monje sintoísta. Las diferencias entre las fotografías tomadas antes y después son tan espectaculares que muchos consideran que se trata de una prueba científica del poder de la oración. Los mismos átomos se habían reorganizado de manera diferente, armoniosa, después de recibir esa energía espiritual. Entonces, decidió dar un salto más allá. 

Emoto probó a poner música de Bach, de Beethoven, un sutra tibetano y música tradicional japonesa, y obtuvo unos cristales armoniosos; mientras que al poner heavy metal por ejemplo el resultado fue una completa desestructuración. El paso siguiente consistió en escribir palabras bonitas sobre cartón en las mismas aguas. “Amor y aprecio”, “gracias” y “Madre Teresa” provocaron cambios positivos en los cristales de una misma agua, mientras que “te odio y te mataré” y “Adolf Hitler” hicieron que las moléculas del agua congelada “emitieran” mensajes inarmónicos. 



video


Opinión

0 comentarios:

Publicar un comentario