martes, 25 de enero de 2011

Resonancia Schumann

No solo las personas más viejas. También las jóvenes tienen la sensación de que todo se está acelerando excesivamente. Ayer fue carnaval, dentro de poco Semana Santa y más tarde navidad. Ese sentimiento ¿es ilusorio o tiene base real?

Por la resonancia Schumann se procura dar una explicación. El físico alemán W.O. Schumann constató en 1952 que la tierra está cercada por un campo electromagnético poderoso que se forma en la parte inferior de la ionosfera, cerca de 100 km por encima de nosotros. Ese campo posee una resonancia (llamada resonancia Schumann), más o menos constante de unas 7,83 pulsaciones por segundo.

Es como una especie de marcapasos, responsable del equilibrio de la biosfera, hábitat y condicionante común de todas las formas de vida. Se ha verificado que todos los vertebrados y nuestro cerebro tienen la misma frecuencia de 7,83 hertz.

Empíricamente se tiene la constatación de que no podemos estar sanos fuera de esa frecuencia biológica natural. Siempre que los astronautas hacían viajes espaciales se salían de la resonancia Schumann y enfermaban. Si se les sometía a la acción de un simulador Schumann, recuperaban el equilibrio y la salud. Desde hace millares de años los latidos del corazón de la tierra han tenido esa frecuencia de pulsaciones y la vida se desarrollaba en relativo equilibrio ecológico. Ocurre que a partir de los años 80, y de forma mas acentuada a partir de los 90, la frecuencia pasó de 7,83 a 11 y 13 hertz.

El corazón de la tierra se disparó. Coincidentemente, desequilibrios ecológicos se hicieron sentir: perturbaciones climáticas, actividad volcánica creciente, mayores tensiones en los conflictos del mundo, aumento general de comportamientos desviados en las personas, etc. Debido a la aceleración general, una jornada de 24 horas, en verdad es solamente de 16 horas. Por tanto, la percepción de que todo está pasando demasiado rápido no es ilusoria. Tendría base real en ese transtorno de la resonancia Schumann.

Se puede enfatizar una tesis recurrente entre los grandes cosmólogos y biólogos de que la tierra es, efectivamente un superorganismo vivo. De que la Tierra y la humanidad formamos una única entidad. Los seres humanos, somos Tierra que siente, piensa, ama y venera. Porque somos eso, poseemos una misma natureza bioelétrica y estamos envueltos por las mismas ondas resonantes Schumann.

Gaia, ese superorganismo vivo que es la Madre Tierra, deberá estar buscando formas de retornar a su equilibrio natural... Como cualquier ser vivo, pero no se sabe a qué precio habrá que pagarlo por la biosfera y por los seres vivos. Aquí se abre un espacio para los grupos esotéricos y otros futuristas que proyectarán escenarios, ora dramáticos con catástrofes terribles, ora esperanzadores, como la irrupción de la cuarta dimensión, por la cual todos seremos más intuitivos, más espirituales y más sintonizados con el biorritmo de la Tierra.

EL SALTO CUÁNTICO DIMENSIONAL:

 El mundo está yendo hacia un gran cambio. Este cambio es una fuerza  energética, la cual conlleva a la Cuarta Dimensión (4D).  Para contrarrestar  esta fuerza tenemos queconocer  EL SALTO CUÁNTICO DIMENSIONAL,  y…  el ser humano lo tiene que llevar a cabo, en estos tiempos.

De todos lados nos llegan profecías catastróficas. Y, la forma de que  ocurra una desgracia,  es pensar que pueda ocurrir. Es el PENSAMIENTO COLECTIVO lo que hace que las cosas sucedan, sean buenas o malas.

Habrá un CAMBIO PLANETARIO, y este es inminente. La Tierra y los planetas del sistema solar irán pasando de la tercera dimensión (3D)  a la cuarta dimensión (4D). A partir de Mayo del año 2000, una energía de cuarta dimensión (4D) alteró la carga electromagnética de la Tierra

En la UTN de Múnich, Alemania, el Dr. Schumann descubrió un efecto de resonancia en el sistema Tierra Aire Ionosfera, que mostraba la particularidad de polarizarse e imponer posibles direcciones  perpendiculares de vibraciones.

El descubrimiento del Dr. Schumann es hoy conocido con el término de "Resonancia Schumann". Este libro es un tratado de Metafísica Cuántica  y Astrofísica MetaCuántum. Se encuentra disponible en todas las  bibliotecas públicas y  sitios de Internet.

La Resonancia de Schumann ha sido de 7.8 hz durante siglos. Esto arrojaba como resultado las 24 hrs que tardaba la Tierra al dar un giro sobre su eje.  Desde 1980 la Resonancia de Schumann se ha elevado hasta 12 Hz.  Esto significa que un día de 24 horas, ahora equivalen a 16 horas. El tiempo lineal se afectó y créanlo o no, este se está acelerando.
Después del año 2000 hasta ahora, el tiempo pasa volando. El día no alcanza para hacer todo lo que se desea hacer. Antes esperábamos que  llegara Navidad. Ahora la Navidad, cumpleaños y otros acontecimientos  importantes nos encuentran, sin siquiera esperarlos.

Cuando se produzca el cambio dimensional y esto ocurre en todos los planetas de la galaxia, se alteraran los campos magnéticos de la Tierra.  Desde hace dos mil años se comenzaron a debilitar cada vez más los campos magnéticos. La estabilidad mental y la memoria radican en los campos magnéticos que es lo que sostiene nuestra memoria y nuestra cordura.

A medida que se vayan debilitando los campos magnéticos de la Tierra, la vida se volverá cada vez más peligrosa. Ya comenzó a ocurrir y seguirán ocurriendo más frecuentemente, desastres como terremotos, tsunamis y otras calamidades telúricas.

En el planeta todos los seres vivos se verán afectados pues se alteran sus patrones mentales y la forma de pensar.  Las personas  se vuelven cada día más agresivas y temerosas.

Los pájaros que siguen los campos magnéticos con sus migraciones  se encontraran confundidos y cada vez será más frecuente que  las ballenas encallen en cualquier parte.

Si la Resonancia de Schumann llega a la frecuencia de 13 ciclos, la Tierra detendría su rotación y, estaríamos en el campo magnético  del punto cero o 13 de la escala de Schumann.

  La Tierra se detendría y en dos o tres días comenzaría a girar nuevamente en la dirección opuesta.  Esto produciría una reversión en los campos magnéticos de los Polos Norte y Sur, con el consiguiente desequilibro ecológico y el caos total de la población mundial.

El tema de la resonancia Schumann, hasta hace muy poco fue ocultado por los gobiernos de Estados Unidos y de Gran Bretaña. Hoy en día ya se conoce, pero se ha mantenido en muy bajo perfil.

 LO QUE PODEMOS HACER
Formamos parte de una Unidad Divina Cósmica y la física cuántica lo ha demostrado. El observador es parte del fenómeno. Si tomamos parte en el fenómeno y establecemos una relación con cuatro elementos que son:   el Agua, el Fuego, la Tierra y el Aire, tenemos la oportunidad de crear  una armonía con ellos y podremos pedirles  su colaboración.
 
No importa que no sepamos cómo hacerlo, lo que importa es que estemos dispuestas/os a hacerlo. Veremos que una acción diferente la podemos efectuar en este mismo momento. Sera nuestro accionar colectivo, lo que podrá cambiar el futuro..
   
Si se logra que una pequeña masa crítica de la población
, realice una acción personal con estos elementos, se podría detener una catástrofe.
 Una sola persona que realice esta acción positiva, tendría el poder de salvar a 15.000 personas. O sea que si en el planeta hubiesen dos millones de personas actuando al unísono, el mundo cambiaría.

Muchos habrán escuchado sobre el poder de la oración. Esta es una muestra de cómo un grupo de personas, actuando positivamente al unísono, pueden  revertir una situación.

También se entiende por qué en cualquier partido deportivo del mundo, el equipo local tiene mayor posibilidad de ganar.  Es lógico que los fans del local sean más numerosos por lo tanto es mayor el número de  personas unidas simultáneamente por un mismo pensamiento.


Es de suma importancia que nos desarrolemos personalmente para evolucionar espiritualmente y actuar en servicio de la humanidad



A medida que la energía de cuarta dimensión (4D) vaya ingresando en nuestro planeta, la relación entre causa, efecto y manifestación ocurrirá más rápido (lo que se piense, tanto bueno como malo, se materializará con mayor velocidad).
Si posamos nuestra atención en una desgracia y no tomamos una acción positiva al respecto, irremediablemente la desgracia se agravará.
Tenemos que cuidar nuestros pensamientos
, pues todo se irá agravando cada vez más,  hasta llegar a un período crítico, en donde todo será caótico.
 
Es hora de tomar conciencia, lo que vemos afuera es el reflejo directo de lo que llevamos dentro. Cuando pensamos negativo y nos dejamos llevar por la ira, el odio, el miedo, el rencor y la avaricia, estamos creando catástrofes de diferentes índoles, en otras palabras,  nos estamos destruyendo y a su vez, estamos destruyendo el planeta. 


video
Opinión

0 comentarios:

Publicar un comentario