lunes, 24 de enero de 2011

Elemento 115 tecnología extraterrestre


Sistema de propulsión basado en el elemento 115 “Ununpentium” (ekabismuth-Uup, 115)
El reactor de los discos opera con un combustible que no se encuentra en estado natural en la tierra. Este combustible es altamente pesado e inestable, y se le conoce con el número atómico de “Elemento 115″ no existiendo en nuestra tabla periódica que solo acepta oficialmente hasta el elemento 112.
El elemento 115(Ununpentiun) tiene un propósito doble: Primero, es la fuente de una onda desconocida para los científicos de la tierra, la onda de “Gravedad A”. En segundo lugar, es la fuente de la radiación “ Antimateria” que se reacciona para proporcionar potencia.
Las emisiones de onda de la Gravedad A, provocadas por el núcleo del elemento 115 se extienden más allá del perímetro del átomo, y son amplificadas por los amplificadores de la nave, y enfocadas en un punto determinado para provocar una curvatura del espacio tiempo que permitiría dar un salto de un punto a otro del universo donde ni el espacio ni el tiempo existirían porque serían anulados por un campo gravitacional artificial comparable a un pequeño agujero negro.
Dentro del reactor, el elemento 115 se transforma en el elemento 116 que es sumamente inestable y que se aniquila inmediatamente después de la reacción
antimateria. La antimateria en conjunto con la materia gaseosa desprendida, causa una reacción total de aniquilación, que transmuta el 100 % de la materia en energía, la cuál es convertida en energía eléctrica en un estado sólido por el generador
termoeléctrico, el cual aprovecha el total de la materia en forma de energía electromagnética, y es esta energía resultante del proceso, la que se utiliza para amplificar la onda de Gravedad A.
Este tipo de propulsión es uno de los utilizados por la nave. En este modo llamado Configuración Delta, utilizado para recorrer distancias largas. El tiempo y el espacio son curvados por los amplificadores de onda permitiendo recorrer distancias inimaginables en cuestión de segundos.
Para distancias más cortas el disco cambiaría a la llamada Configuración Ómicron, utilizada cuando la nave viaja cerca de un cuerpo que propaga una fuente de gravedad muy grande, como es el caso de un planeta o una estrella. Cuando se viaja cerca de una fuente de gravedad como la Tierra, la gravedad del disco se propaga hacia afuera, en sentido inverso, en un proceso controlado de cambio a la “Gravedad B” que aleja el disco del campo gravitacional, causando la elevación del mismo.

Interesante video sobre el elemento que hace volar a los platillos.


Opinión

2 comentarios:

The Spanish Prisoner

martes, enero 28
El elemento 115: ¿combustible estelar?
Ununpentio, eka-bismuto o simplemente el "elemento 115" es un elemento sintético, es decir, sintetizado por el hombre y cuyo número atómico (número de protones) es 115. Este elemento era pura teoría hasta que en 2004 unos científicos rusos lo descubrieran. En verano de 2013 fue confirmado por científicos de la Universidad de Lund (Suecia) bombardeando con iones de Calcio una fina película de Americio. El resultado fueron 4 átomos de Ununpentio que desaparecieron 100 milisegundos después por emisión de partículas alfa. Pero, ¿porqué puede ser tan importante este elemento?


El Ununpentio o elemento 115 puede ser el elemento más pesado estable
- Foto vía Ojocientifico.com -

Elemento superpesado

Todos los elementos que aparecen en la tabla periódica más allá del Uranio (cuyo número atómico es 92) tienen una existencia afímera antes de desintegrarse. Y es que estos elementos superpesados conocidos como "elementos transuránicos" son radiactivos y tienen una vida media más corta que la edad de la Tierra, lo que hace que ya no se encuentren ni en nuestro planeta ni Sistema Solar si es que alguna vez lo estuvieron. De hecho (salvo alguna excepción), a mayor número atómico menor vida media tiene un elemento.

El premio nobel de química Glenn T.Seaborg llegó a estudiar de forma empírica la vida media de los elementos transuránicos y llegó a predecir en 1991 una "isla de estabilidad", o dicho de otra forma, un número "mágico" de protones y neutrones capaces de dar estabilidad a un posible elemento superpesado. La clave -según Seaborg- está en que el núcleo del átomo sea lo más esférico posible, algo que puede suceder con 298 nucleones (protones más neutrones).

Actualmente se han conseguido sintetizar dos isotopos del Ununpentio, el 287Uup y 288Uup. La vida media de ambos fue de apenas unos milisegundos, pero se prevé que 299Uup pueda ser el primer elemento superpesado estable, ya que contiene el número "mágico" de 184 neutrones.

Ununpentio, el elemento 115
- Foto vía Wikipedia -

Resulta difícil anticipar que usos prácticos podrían obtenerse con la investigación de los nuevos elementos superpesados. Por ahora, la atención está centrada en su descubrimiento y no en sus aplicaciones. No obstante, algunos elementos sintetizados en el pasado han aportado enormes beneficios a la población. Por ejemplo, el elemento 95, conocido como Americio (descubierto en 1944) se utiliza en la industria médica y radiográfica.

¿Combustible estelar?

Aunque el elemento 115 fue descubierto en 2004, lo cierto es que unos años antes ya fue mencionado por un personaje bastante controvertido. Robert Scott Lazar (n. 1959) irrumpió en diversos medios informativos a finales de 1989 contando una historia bastante inverosímil. Lazar aseguraba haber trabajado para el gobierno de EEUU como físico en la famosa base militar secreta Área 51 en Groom Lake (Nevada). Su trabajo consistía en hacer ingeniería inversa a aeronaves capturadas por los americanos, en especial a su sistema de propulsión. Aunque Lazar pensó en un primer momento que se trataba de aeronaves secretas de última generación, terminó concluyendo que no eran de origen terrestre.


Robert Lazar
Esta historia no tendría mucho más interés si no fuera por lo que Lazar comentó en 1989 (15 años antes del descubrimiento del Ununpentio) sobre sus averiguaciones en el sistema de propulsión. Según Lazar, el combustible de las naves extraterrestres era el elemento 115 en forma estable. Este aportaba una fuente de energía la cual produce unos efectos anti gravitatorios bajo un continuo bombardeo de protones, junto con antimateria para conseguir una gran producción de energía.

A medida que el campo de interacción nuclear fuerte del núcleo del elemento 115 está debidamente amplificado, el efecto gravitacional a gran escala resultante, vendría a ser una distorsión o deformación del espacio-tiempo que serviría para largos viajes estelares.

Aunque posiblemente la historia de Lazar sea pura fantasía, no deja de ser interesante tratar de imaginar las posibles aplicaciones del elemento 115.

Pablo B.G.




Página principal
Ver versión web


Con la tecnología de Blogger.

Publicar un comentario